>>>>>EL CALENDARIO REPUBLICANO (III):

Los 5 días agregados al final del año para completar los 365 días eran:

-

 

Y, para llenar los 366 días de un año bisiesto, se agregaba cada 4 años un sexto día: "La Fête de la Révolution" "Día de la Revolución".

 

LOS AÑOS BISIESTOS:

Pero, debemos decirlo, esto de los años bisiestos no fue fácil para los revolucionarios. Tuvo sus complicaciones.

Si usted está leyendo esto y no sabe por qué exactamente hay años bisiestos, es por lo siguiente: un año es lo que llamamos a una vuelta completa de traslación de nuestro planeta alrededor del sol. Pero además,nuestra Tierra va rotando sobre sí misma; a cada vuelta sobre sí misma, el giro completo, lo llamamos "días". Al dar la Tierra una vuelta completa alrededor del Sol, ha girado sobre sí misma 365 veces. Pero no exactamente. En realidad, son 365,24220 veces. Lo que serían 365 días, 5 horas, 48 minutos y 46 segundos. O sea que no son 365 días y 1/4. Es algo ligeramente menor. Y no es suficiente con agregar 1 día más cada 4 años para completar los 4/4 que faltaron. Eso haría que la medida de cada año se adelante 11 minutos y 14 segundos con relación al tiempo real. Puede parecer poco, pero sumados estos minutos y segundos en 128 años dan un calendario falso, adelantado 1 día al tiempo real. A medida que el año se iba adelantando, el equinoccio de primavera o vernal se iba atrasando, y esto alarmó a la Iglesia, y motivó la implantación del Calendario Gregoriano, pues en el año 1582 el calendario juliano (impuesto por Julio César y adoptado por la Iglesia en el año 325, en el Concilio de Nicea), ya se había atrasado 10 días. De seguir así, la Pascua y la Navidad caerían en algún momento en las estaciones del año opuestas. El Papa Gregorio XIII tomó acción en el asunto: suprimió por empezar, 10 días, poniendo el 15 de Octubre de 1582 en lugar del 5 de Octubre. Con esto ya se habían puesto a la par con el año solar. Y para evitar que se volviera a salir de fase, se hizo el siguiente cálculo: si cada 128 años el calendario se adelantaba 1 día, cada 384 se adelantaría 3 días enteros. Haciendo una ligera aproximación, 3 días completos en 4 siglos. Suprimiendo tres "29 de Febrero" en 3 años bisiestos solucionaría el problema. Considerando que todo año bisiesto es divisible por 4 (pues se da cada 4 años), y tomando los años finales de siglo (1600, 1700, 1800, 1900, etc.), que son bisiestos y divisibles por 4, por qué no suprimir 3 de esos "29 de Febrero" cada 400 años, y dejar sólo uno, el que sea divisible por 400? Eso fue lo que se hizo, y el calendario quedó mucho más adaptado al año solar. No del todo, aún hay una leve diferencia por solucionar: cada 400 años el calendario nuestro se sigue adelantando 3 horas, así que en 3.400 años a partir de cuando se implementó el calendario gregoriano, se habrá adelantado un día más. En el año 5000 seguramente habrá que suprimir ese día. Pero eso está todavía muy lejos. De todas formas, hoy en día ya estamos 3 horas y 35 minutos adelantados al tiempo real.

Los revolucionarios no habían considerado, aparentemente, ese ajuste. Además, para ellos, el día de Año Nuevo debía ser el equinoccio de otoño, exactamente. Pero, además decretaron que los años bisiestos debían seguir la regla del calendario gregoriano. Eso haría bisiestos los años III, V, VII, XI y XV del calendario republicano. De continuar en vigencia el calendario revolucionario, se hubiera desfasado con el equinoccio de otoño. No hubo una solución clara a este problema. Muchos dicen que los revolucionarios, reacios a seguir reglas papales o de la Iglesia, no hubieran sincronizado su calendario con el gregoriano. (De hecho, las naciones protestantes, por no seguir reglas del Papa de Roma, no lo hicieron, y Gran Bretaña recién se adaptó al calendario gregoriano 170 años después, en 1752!...). Otros opinan que lo iban a hacer a partir del año XX de la Revolución. De no hacerlo, una forma de haberlo solucionado hubiera sido hacer bisiestos los años divisibles por 4, pero no si fueran divisibles por 128. El dilema quedó sin esclarecerse hasta el día de hoy, pues la duración de este calendario, que fue sólo 12 años, no dio tiempo a enfrentar las soluciones. De todas maneras, sabemos que el año VIII (1800) no fue bisiesto. pues no era divisible por 128 ni por 400. Hasta ahí, muy a su pesar, habían seguido las reglas papales.

LA ABOLICION DEL CALENDARIO REPUBLICANO:

El calendario se usó por varios años, y los jacobinos lo defendían, entusiastas. Pero las relaciones con el exterior eran difíciles. El comercio, las relaciones internacionales, el intercambio epistolar en general, todo debía ser convertido. Las constantes conversiones de fechas, en una época en que no había calculadoras y todo se hacía a mano, eran sin duda, una inmensa pérdida de tiempo acumulada.

A Napoleón no le gustaba el calendario republicano. Y apenas pudo, lo abolió. El 22 Fructidor del año XIII (9 de Setiembre de 1805) Napoleón firma el "santus-consulte", que deja sin efecto el calendario republicano y reinstaura el gregoriano a partir del 1º de Enero de 1806.

El calendario fue más tarde vuelto a usar, en la revolución de 1848, en el movimiento insurreccional, que duró 2 meses, en 1871, de la Comuna de Paris, y... cuando Benito Mussolini toma el poder en Italia, en 1922, inaugura la "Era Fascista" con el calendario de la Revolución Francesa. El primer día de ese calendario fue el 29 de Octubre de 1922, y se siguió usando, paralelo al gregoriano, hasta 1945. Junto a las fechas del gregoriano se databan los años de la "era fascista" en números romanos. El calendario revolucionario aún tiene sus fanáticos y seguidores. Ha sobrevivido en manos de todos los genealogistas y buscadores de documentos antiguos. Y hoy está presente como testigo de una de las épocas más importantes en la historia de Francia y del mundo.

Pablo Briand, Marzo de 2010 (Germinal año CCXVIII).

 

Fuentes: Isaac Asimov, De los Números y su Historia, Ateneo, 1983; Emilio Gentile, Il Culto del Litorio, 1997; Michel Froechlé, « Le calendrier républicain correspondait-il à une nécessité scientifique ? », Congrès national des sociétés savantes : scientifiques et sociétés, Paris, 1989."The French Republican Calendar", http://www.projectpluto.com/calendar.htm; "Decimal Time Calender", http://www.decimaltime.hynes.net/2010/01/calendrier-french-revolution-calendar.htm ; Martín Mas, "The French Revolution Calendar", http://personal.telefonica.terra.es/web/jlmartinmas/repcalendar/calendar.html ; Días del año del calendario: http://en.wikipedia.org/w/index.php?title=French_Republican_Calendar&oldid=107414973 ; Philippe Chapelin, "Généalogie et Histoire en France", 2009 ; Ernest Lavisse , "Histoire de France depuis des origines jusqu'à la Revolution, Hachette, 1908, reed. 1979. Philippe Sagnac, La législation Civile de la Révolution Française, 1789-1804, google.books.fr