Click en el reloj para ver la fecha de hoy en el calendario de la Revolución Francesa.

CLICK AQUI PARA VER CONVERSIONES DE FECHAS CALENDARIO REPUBLICANO A GREGORIANO

Que el calendario de la Revolución Francesa era mucho más práctico y eficiente que el nuestro gregoriano, no cabe ninguna duda. Pero tampoco cabe ninguna duda que si un calendario es usado por una sola nación en el mundo, tenderá a desaparecer rápidamente, por la imposibilidad de coordinar fechas y agendar eventos en el comercio exterior con los demás países. Sin embargo, este calendario duró 12 años. Desde 1793 hasta 1806, cuando fue abolido por Napoleón.

EL SISTEMA DECIMAL:

Los revolucionarios tenían una pasión por hacer un nuevo mundo más práctico y más funcional que el heredado del Antiguo Régimen. Y se enfocaron decididamente en el uso del sistema decimal para todas las medidas, de peso, espacio y, por qué no, también de tiempo. Después de todo, tenían razón: es mucho más fácil hacer cálculos en un sistema decimal (quitando o agregando ceros) y no en un sistema, por ejemplo, duodecimal. El reloj que vemos en la imagen de arriba es un reloj dual, que marca el tiempo en el sistema decimal de la Revolución y en el normal de 12 horas. Ellos pusieron un sistema de tiempo basado en 10 horas por día: la hora cero era la medianoche y la hora 5 el mediodía. Estas horas se dividían a su vez en 100 minutos, y cada minuto en 100 segundos. Por lo tanto, para poder completar un día solar, con 100.000 segundos equivalentes a nuestros normales 86.400 segundos diarios, los segundos del tiempo de la Revolución debieron ser más cortos. Un segundo republicano valía 0,864 de nuestro segundo normal. Un minuto decimal era 1 minuto 26 segundos de nuestro reloj. Y una hora decimal, 2 horas 24 minutos. El sistema no era malo, pero nadie se acostumbró. Y duró sólo 6 meses; fue abolido el mismo día que se puso el sistema métrico decimal. Para las medidas de distancia, volumen y peso, los revolucionarios sí solucionaron mucho de la pesada carga que venían soportando los franceses desde hacía siglos. Nuestra aritmética está totalmente basada en el sistema decimal; cuando escribimos "123", por ejemplo, 3 es una unidad, 2 son 2 decenas, y uno es una centena. Vamos multiplicando por 10 hacia la izquierda, y a la inversa, dividimos por 10 hacia la derecha. Por lo que calcular que 14 kilómetros son 14.000 metros es fácil. Pero calcular cuántas pulgadas son 5 yardas, 2 pies y 8 pulgadas es, sin duda un dolor de cabeza. Asimismo, si tienen que dividir entre 4 personas 1,2 kg. de arroz, es rápido entender que son 1200 gramos y son 300 gramos para cada uno. Pero dividir entre 4 personas 7 libras y 8 onzas, considerando que cada libra tiene 16 onzas, ya no es lo mismo. Para hacer operaciones de la vida cotidiana había que hacer sumas y restas complejas, no simples, lo cual alejaba de la población mayoritariamente analfabeta la participación social y en los negocios. Hasta aquí, bravo por los revolucionarios. Simplificaron un mundo complejo, y lo pusieron al alcance de todos.

Pero esta pasión por la practicidad y el sistema decimal para todo no fue el único motivo por el que eliminaron el calendario gregoriano. Estaban enfocados en desterrar definitivamente todo resabio de la antigua cultura religiosa, y, como todos saben, nuestro calendario gregoriano venía de un Papa, y los días del año tenían todos nombres de santos. Además, el calendario gregoriano es irregular, y arbitrario, dividido en 12 meses de diferente duración, meses de 30 y 31 días y uno de 28 ó 29; las semanas no coinciden en número exacto con los meses. Nuestro calendario es una antiquísima evolución y adaptación de un primitivo calendario lunar, a un calendario lunar-solar, y finalmente a un calendario solar tropical, ajustando días cada tantos años para coincidir con la realidad astronómica. La división de meses es caprichosa; inicialmente eran sólo 10 meses, de marzo a diciembre, y luego se agregaron enero y febrero; pero febrero, como era un mes de mal presagio para los romanos, se hizo más corto.

Pues bien, los revolucionarios solucionaron todo esto: hicieron un calendario solar, que empezaba en el equinoccio de otoño en Paris, (un equinoccio es el momento en que los dos polos de la tierra están a la misma distancia del sol y el día tiene la misma duración que la noche), el 22 de Setiembre, con 12 meses de duración de 30 días cada uno: 360 días. Para llegar a los 365 del año solar, agregaron 5 días feriados a fin del año. Y para ajustar los años bisiestos, dado que el año dura 365 días y 1/4 de día, hicieron estos feriados 6 días en vez de 5, cada 4 años.

INSTITUCION DEL CALENDARIO REPUBLICANO:

En setiembre de 1792 el gobierno de Francia es la Convención Nacional, con Georges Jacques Danton como Ministro de Justicia. El 21 de Setiembre de 1792 se decreta la abolición de la monarquía y se proclama la Primera República. En enero de 1793 se ejecuta en la guillotina al rey, Luis XVI. Y llegamos a octubre de 1793; mientras, el día 16, ejecutan también en la guillotina a la reina María Antonieta, los revolucionarios están enfocados en dos proyectos importantes: la creación de un código civil único para toda la nación, y un nuevo sistema de calendario.

Se realizan entonces largas sesiones y debates sobre el calendario con matemáticos, astrónomos, poetas y un pintor, Jacques Louis David. Intervinieron un matemático y geómetra, Gaspard Monge, que era a su vez Ministro de Marina, y Charles Romme, matemático, hermano de Charles-Gilbert Romme, diputado de los montagnards por el departamento de Puy-de-Dôme, quien dirigió personalmente el proyecto. Los poetas fueron los encargados de ponerles los nombres a los meses y a los días, basados en elementos de la naturaleza. El poeta Philippe Fabre d'Eglantine, diputado en la Convención por el departamento de la Seine y secretario de Danton en el ministerio de Justicia, es uno de los principales impulsores del proyecto. También intervino el poeta André Chénier, hijo de un diplomático de Luis XVI, y hermano de Joseph-Marie Chénier, (el autor del Chant du Départ, que muchos llaman la segunda marsellesa, y fue el himno del Imperio Napoleónico). El pintor Jacques Louis David, diputado convencional en ese momento, fue el encargado de ordenar las fiestas y feriados de la revolución.

El 20 de setiembre de 1793, después de haber aprobado la Comisión el proyecto, Romme lo presenta ante una sesión de la Convención Nacional, y es aprobado. El 5 de octubre es votado el decreto de la Convención por el cual el calendario entra en vigor, y el 24 de octubre se reafirma el decreto, agregando los nombres de los meses y de los días.

El calendario será de efecto retroactivo: el primer día del año será un año anterior: el 22 de Setiembre de 1792, que será el año I de la República.

Este calendario era muy práctico, pero lo que los revolucionarios hicieron difícil fue denominar a los años con números romanos. Aunque para la época (y para el 20% de la población que sabía leer) los números romanos les eran más familiares que para nosotros hoy.

El calendario, entonces, quedará conformado así:

-Un año de 12 meses, que empieza el 22 de Setiembre y termina el 21 de Setiembre:

OTOÑO
INVIERNO
PRIMAVERA
VERANO
Vendémiaire
Nivôse
Germinal
Messidor
Brumaire
Pluviôse
Floréal
Thermidor
Frimaire
Ventôse
Prairial
Fructidor

El año, entonces, empieza el primer día de Vendémiaire de cada año. Los meses, como se puede observar, riman entre ellos en cada estación, lo cual debe haber sido una idea del poeta Fabre d'Églantine. Esto los hace más fáciles de recordar.

-Los meses, a su vez, se dividirán ya no en semanas de 7 días (irregulares) sino en 3 períodos regulares de 10 días cada uno para el mes, que en lugar de semanas, se llamarán "décadas".

-Los días de la década (en lugar de lunes, martes, etc.) se llamaron así:

-Primidi (primer día), Duodi, (2º día), Tridi, (3er día), Quartidi (4º día), Quintidi (5º día), Sextidi (6º día), Septidi (7º día), Octidi (8º día), -Nonidi (9º día), Décadi (10º día).

Nombres bastante evidentes y fáciles de recordar.

CONTINUA>>>>>>>

 

 


Podcast Powered By Podbean

Powered by Podbean.com

La Carmagnole

free hit counter